¿Gobierno de progreso? ¿Para quién o quiénes?

Foto de Fondo creado por fanjianhua

El pueblo quiere saber de que se trata

Transcurrido más de 110 días desde las elecciones generales y agotadas las instancias negociadoras que han trascendido, calificadas de fracaso, para formar gobierno –será necesario esperar algunos días antes de conocer que se cocinó entre bambalinas-, entre PSOE-Cs-Podemos, todo parece quedar encaminado hacia lo que pretende y necesita el gran capital financiero: un gobierno de Gran Coalición. Sin embargo, hay quienes insisten, que ante el fracaso de Pedro Sánchez, habrá nuevas elecciones el 26J. Las apariencias, por lo general, conducen a engaños.

Nos resulta más realista y lógico, aunque resulte paradójico que quienes, como nosotros, no ocultamos nuestra desconfianza absoluta hacia el enemigo de clase, hacía sus partidos y a su prensa oral, escrita y televisiva, estemos en esta oportunidad concediéndole credibilidad cuando aseguran no querer, ni desear, nuevas elecciones. Es que la crisis mundial los urge. Necesitan ocultar que entre sus distintas facciones hay diferencias sibilinas y pugnas non santas por el reparto del pastel que día a día la crisis no deja de achicar. Con el correr de los días y la cercanía del día final para formar gobierno –el 2 de mayo, solo a los muy despistados puede habérsele pasado desapercibido la aceleración y el incremento de la presión sobre los puntos flacos mostrados por los partidos políticos y sus candidatos por parte del poder para que cierren las deliberaciones.

Que en política es incorrecto e importa riesgos simplificar la lectura de la realidad no lo desconocemos. Tampoco adherimos a la concepción de que la política es pura conspiración, pero registramos que tampoco está exenta de ella. Por eso, a los efectos de aportar luz al montaje confusional que la prensa televisiva, oral y escrita ejercita machaconamente alrededor de los vaivenes para formar gobierno en el estado español, consideramos oportuno poner sobre la mesa cuestiones fundamentales de la realidad que nos llevan a estar convencidos que tendremos un gobierno de Gran Acuerdo Nacional (GAN) sin llegar a nuevas elecciones.

Desde el inicio de la crisis existe una lucha feroz al interior del sector financiero español que mediante fusiones de bancos y la consecuente centralización de capitales se va desarrollando. Pugna cuya parte más dinámica está por llegar y cuya mayor agresividad es atributo del capital extranjero, fundamentalmente del alemán, que paulatinamente arrincona y subordina al capital financiero nativo. En este desafío debemos buscar el por qué de tanto destape de hechos de corrupción y por supuesto la irrupción de “Los Papeles de Panamá”. Al respecto, cuando esto se escribe, el diario El País subtitula su editorial avisando: “Europa y EEUU quieren limitar la evasión fiscal y reducir el dinero negro” De aplicarse -aportamos nosotros-, la UE daría un paso importante en el control de las entidades financieras españolas. Y agregamos: el gobierno de GAN lo tiene en carpeta.

El tema déficit fiscal también está en la misma carpeta y con la misma meta. La negociación con Bruselas la comenzará el actual gobierno en funciones la semana que viene, pero será el gobierno del GAN quien lo continuará. De hecho ya está aceptada y aprobada. ¿Qué hacer si las cuentas no cerraron, más que asumirlo? Como moneda de cambio España ofrecerá a Bruselas un recorte insaciable de los gastos autonómicos. Por eso los encuentros entre Montoro y el catalán Junqueras que, por cierto, no son los únicos que sostiene el ministro de economía español que también cabildea con otros comunitarios. O las poco transparentes reuniones con Pedro Sánchez exhibidas por los Gramedios de comunicación.

Si a lo dicho hasta aquí le sumamos la necesidad ineludible como lo es, de reformar la constitución para resolver el encaje de Catalunya y demás comunidades; la cuestión migratoria, la ley electoral; la lucha contra el “terrorismo”, contra la corrupción y el fraude fiscal, es fácil comprender que para el poder estas no son tareas de Estado para dejar en manos que no se comprometan a cerrar los puños hasta ahorcar sobre los cuellos de quien o quienes intenten oponerse.

Encaminado el gobierno del GAN hacía su concreción, damos por descontado que los objetivos y la hoja de ruta que adopte será esencialmente la misma que registra el acuerdo programático de 200 puntos elaborado por PSOE-Cs. Ya mismo la cuestión a elucidar no pasa por ponerle nombres y apellidos a los cargos de este gobierno pactado, sino de inferir, de que forma y en que proporción lo harán, además de los cuatro partidos mas votados, el resto o la mayoría de los que cuentan con representación parlamentaria. Cuestión por cierto de una dificultad extrema, pero no imposible dado los tiempos que corren, cuando los posicionamientos ideológicos y las promesas electorales tienen precio de rebaja.

 

Dada la credibilidad esmerilada que hoy posee la vieja guardia pepera, cuyo jefe es Rajoy, resultado del comportamiento corrupto que los involucran, es posible y de lógica que el poder se empeñe en apartarla del “gobierno de progreso”. Sienta precedentes el “saneamiento” que está teniendo lugar en el PPV, justificada en la debacle electoral- Pueden, además, ya que necesitan de los socialistas, en lo por Pedro Sánchez: “¡Con el PP nada! Que pase a la oposición para regenerarse”. Es decir, puede que la participación del PP termine siendo aportando cuadros sin aportar siglas. Es decir un compromiso de estabilidad parlamentaria fundamentado en un voto positivo del partido a la envestidura presidencial que termine resultando. Damos por de contado que tanto PSOE, como Ciudadanos Irán con sus siglas. Y Podemos, pensamos que terminaran teniendo la misma participación con hombres suyos en el gobierno pero con la diferencia que no darían su voto positivo a la investidura.

En cuanto a el caso Catalán si algo estamos seguros es que la Independencia si alguna vez se da, será para dentro de mucho tiempo. Los conflictos y desavenencias crecientes de la alianza JxSi-CUP hacen de la estabilidad del parlament algo muy precario y pensamos que tratando de curarse en salud JxSi, aunque ERC y CiU, cada uno por su lado están buscando algún lugar bajo el sol y de ahí el incremento de contactos con los socialistas catalanes y con el lider que luce peinado con coleta. Alguna de estas dos formaciones estatales serían los posibles tranvías que llevarían a los embajadores catalanes a formar parte del nuevo gobierno del GAN. Con sus particularidades, pero esencialmente igual, son las perspectivas que tienen el resto de comunidades que no quieran quedarse a la intemperie a la hora de tener que saldar las deudas con cada uno de sus acreedores. Que son muchos y de muchos pagos atrasados.

Terminando, visualizamos que el hombre “elegido” por el poder para esta etapa, es decir la legislatura corta, en la que piensan hacer todo el trabajo sucio, para reencauzar las contradicciones interburguesas que hoy están desmadradas (Catalunya; no tanto Euskadi, …) para restablecer una gobernabilidad tranquila es Pedro Sánchez respaldado en su partido que desde siempre ha sido el partido de confianza de la oligarquía alemana y apalancado por el hombre y el partido del Ibex35, mister Rivera. Alrededor de ellos dos aparecerán los corifeos necesarios y probados comprados a precios de saldo.

Y por último, dicho lo dicho del “elegido director” de este “gobierno de progreso”, todavía queda por ver por quien se decide el poder real para que sea el portador del bastón de mando en el seguro gobierno de Gran Acuerdo Nacional que está al caernos en los próximos días sobre las espaldas de los trabajadores y a quienes, verdaderamente, se decidan a resistir.

Resistencia que debe huir de espontaneismos tácticos y estratégicos, de sectarismos, de la legalidad paralizante, del interclasismo que mestiza ideologías, de concepciones obreristas que se creen revolucionarias y del nacionalismo burgués con discurso combativo.

Silvio Cecci

image_pdf

Be the first to comment

Leave a Reply

La teva adreça no serà publicada.


*