[A la arena] Un repaso por nuestros Editoriales y una propuesta

Foto de MIguel Correia (CC) via Flickr

En el Estado español las elecciones del 20D tampoco parecen desentonar con los ejemplos nombrados al principio de ésta editorial. Las reuniones del PP con el PSOE, luego con Ciudadanos y por último con Podemos para “conversar” sobre el Proceso Catalán abren las puertas a una recentralización del Estado. A un frente político de clase que puede derivar en un gobierno de salvación nacional español. Intenciones y necesidades no faltan.” (Editorial noviembre 2015)

En el Estado español también se va el 2015. Lo despedimos con fútbol al mejor estilo inglés y con las elecciones generales del 20D. Para muchos las elecciones del “fin” del bipartidismo. La crisis capitalista lejos de haber desaparecido se profundiza día a día. La imposibilidad por parte de la burguesía de satisfacer todas las demandas populares y pequeño burguesas abren un escenario de difícil gobernabilidad, razón por la cual se auto-reclaman unidad de clase. Desde este modesto espacio pensamos que la última contienda electoral del año, lejos de presentarse como democráticas por la irrupción en escena de dos nuevos contrincantes –Podemos y Ciudadanos-, son el primer paso hacia la conformación de un gobierno de salvación estatal.

(Editorial diciembre 2015)

La política institucional en el Estado español parece ser compleja ¿Quién gobernará? No nos proponemos especular sobre el nombre del futuro presidente. No tenemos la bola mágica. Más allá del color y las siglas la tendencia apunta a la conformación de un gobierno que responda al Gran Capital financiero. Un régimen que proporcione “estabilidad” a los inversores, que cumpla con los pagos de la Deuda Externa y lleve a cabo cuanto recorte y privatización sea necesario.

(Editorial febrero 2016)

Por eso, salga el gobierno que salga en el plano estatal en ningún caso velará por los intereses de las clases populares. El Gobierno “progresista” y “del cambio” no es más que una nueva vuelta de tuerca en el proceso de concentración y centralización político-económico para la nueva fase que se abre.”

(Editorial abril 2016)

El Estado español no es ajeno a los intereses del imperialismo norteamericano. Es un aliado importante. Como también es un socio importante para la UE. Es por eso que la formación del nuevo gobierno ha de estar atada y bien atada. Nuestra lectura, a pesar de la repetición de las elecciones –no las esperábamos-, no cambia en absoluto: gane quien gane el gobierno responderá a los mandatos del Gran Capital y a la estabilidad del mismo. Por eso cuanto más grande sea la coalición mejor. Dado que las encuestas hablan de resultados similares al 20D, un hemiciclo muy fraccionado, quizás por no “agobiar” a los votantes se dignen ha buscar un acuerdo “responsable” y a la “altura” de la marca España.”

(Editorial mayo 2016)

Desde éste espacio seguimos sosteniendo como lo venimos escribiendo desde hace meses que, salga el gobierno que salga, éste responderá a los intereses del Gran Capital financiero. Tampoco sabemos cuál será a ciencia cierta la fórmula elegida por el Poder pero intuimos que contará con el apoyo de al menos tres de las fuerzas más votadas. Sí, no descartamos el apoyo del PSOE al PP ya sea por activa o por pasiva (algo así como Gran Acuerdo Nacional (GAN), lo bautizamos). Como tampoco descartamos que el gobierno electo se vea obligado a interrumpir su legislatura…

(Editorial septiembre 2016)

La forma de Gobierno sucumbe al Poder de la clase que controla el Estado. Esto explica la abstención del PSOE para facilitar un gobierno encabezado por Rajoy..

(Editorial marzo 2017)

En el Estado español se aprobaron los presupuestos de 2017 con los apoyos de los nacionalistas del PNV y los dos partidos que representas a las Islas Canarias en el Parlamento español. La legislatura está asegurada al menos hasta marzo de 2018 y en caso de que para la aprobación de los presupuestos de 2018 no haya acuerdo entre las diferentes fuerzas se puede hacer uso de la prórroga. La posibilidad de una legislatura corta sigue latente. No la descartamos. Pero un cambio de gobierno y caras no supone cambiar de manos el Poder: Sánchez, que participo hace unos años en una reunión del Grupo Bilderberg, es un hombre seleccionado por el sistema.

(Editorial junio 2017)

En el editorial de junio de 2018 afirmamos que la moción de censura parió un Gobierno de Salvación Estatal. Su constatación está en la aprobación de los presupuestos: primero por PP, PSOE, Ciudadanos, PNV, UPN, Foro Asturias, Coalición Canaria y Nueva Canaria y luego por PSOE, Unidos Podemos, ERC, PNV, PDeCat, Compromís, Bildu y Nueva Canaria al apoyar la moción de censura que hizo presidente a Pedro Sánchez.

Transcurrida la moción de censura e investido el nuevo presidente echamos en falta análisis rigurosos, autocríticas o propuestas por parte de la izquierda radical. Esa que dice que se abre “una posibilidad” con el nuevo ejecutivo. Insistimos una vez más: en términos de lógica dialéctica, es decir, en el estricto método científico inaugurado por Marx y Engels, la REALIDAD ES MÁS RICA que la posibilidad.

La frase “las tareas fundamentales están por hacer” suena muy bien. No lo negamos. Pero nos gustaría preguntar:

  • Quienes las pronuncian ¿han hecho autocrítica pública y sincera de los errores cometidos?
  • ¿Están dispuestas y dispuestos a ceder el testigo a las nuevas generaciones con una actitud constructiva aunque eso implique dar un paso al costado?
  • Esas personas siempre se refieren “a la gente”, ellas ¿qué son? Utilizan la preposición “para” o “sobre”, y no “con”, para referirse a la tan cacareada clase obrera ¿Por qué?

Desde noviembre de 2015 que venimos perfilando la idea del Gobierno de Salvación Estatal (GSE). Intuyendo por dónde van los “tiros”. No nos dedicamos a la futurología. No nos interesa. Tampoco somos videntes. Menos aún lo hacemos por ganar apuestas. No. Nos interesa conocer al enemigo. Ver como actúa, como de manifiesta, como se viste, su forma, pero sobretodo nos interesa su contenido, su esencia, sus intereses. Forma y contenido, en el capitalismo, pueden ser categorías antagónicas. De lo contrario es muy difícil ganar. Incluso conociéndolo no hay garantías de victoria.

Algunos rasgos generales de un Gobierno de Salvación Estatal:

  • Reconfiguración del bloque en el Poder para ampliar la cohesión y el apoyo de las clases y transformar la dominación en hegemonía en el ámbito del aparato estatal
  • Intensificación del poder judicial para amparar la dominación política como hegemónica

Construir el referente estratégico implica organización, estudio, disciplina, ética militante. Construir estructuras de poder (revistas, imprentas, webs, TV, etc.). Independencia de clase y un proyecto hegemónico. Trabajo intelectual y manual. PRÁXIS.

¿Cuál es el elemento básico de toda organización?

La presencia de compañeras y compañeros. Por eso nuestra propuesta pasa por la formación de militantes y la propaganda. No queremos inventar nada por eso retomamos aquí las palabras del compañero sandinista Carlos Fonseca, quien de manera dialéctica, reflexiona sobre los valores y prácticas de los y las militantes revolucionarias:

  • Evitar la simple “frase revolucionaria”. Tenemos que acompañar esto con una profunda identificación con los principios revolucionarios. La corrección ideológica no vale nada sin una consecuente conducta práctica, pero una conducta práctica positiva es insuficiente si no está acompañada de una definición ideológica revolucionaria.
  • Hay que saber vincular las opiniones de las personas a las prácticas de estas: cómo concuerdan los que hablan con lo que han hecho. Demostrar perfeccionismo en el papel es fácil, demostrarlo en la práctica es difícil.
  • Vincular la teoría revolucionaria con la práctica concreta en la que se actúa, estrechar la vinculación de las masas populares y asimilar la experiencia que se desprende de la práctica de nuestra fuerza combativa.
  • Tener un auténtico espíritu crítico, ya que tal espíritu de crítica constructiva le da consistencia mayor a la unidad y contribuye a su fortalecimiento y continuidad, entendiéndose que una crítica mal entendida que expone la unidad, pierde su sentido revolucionario y adquiere un carácter reaccionario.
  • Poseer ante todo, modestia revolucionaria. Esta es una cualidad que tiene más importancia de los que a primera vista puede parecer. La modestia facilita, quizás en muchos casos decisivamente, la vida colectiva, la actividad de un conjunto de personas.
  • La conciencia colectiva, la conciencia de que es la energía de un conjunto de hombres y mujeres lo que integral a vanguardia, es imprescindible en el espíritu militante. Ese espíritu colectivista, que los sustenta la modestia, debe convertirse en una pasión en el militante revolucionario.
  • El militante, en cualquier lugar que esté, debe estar relacionado en alguna medida con la vida del pueblo trabajador. Él sabe que sólo la vinculación intensa con los trabajadores contribuye a su verdadera educación política.
  • El revolucionario no puede proponerse solamente enseñar a las masas populares, sino que al mismo tiempo debe aprender y saber ser discípulo de las masas populares. Que todos sus pasos lleven la marca del carácter de nuestro pueblo.
  • Practicar una política de paciencia y serenidad, evitando que esta se convierta en una política de indulgencia. Ser paciente sin ser indulgente, sin pasar por alto las distintas violaciones a los principios.
  • Un revolucionario sabe que esté donde esté, siempre que luche por la humanidad, estará cumpliendo su deber.

Para acabar,

¿Es una propuesta valida y asumible?

 

 

Espineta amb Caragolins

La Granja

Junio 2018

image_pdf

Be the first to comment

Leave a Reply

La teva adreça no serà publicada.


*